ACV: EN EL PAIS SE PRODUCE UNO CADA 4 MINUTOS

Si bien este episodio puede ocurrir a cualquier edad, luego de los 55 años el riesgo se duplica. Cómo prevenirlo y qué hacer en caso de padecerlo.

El 29 de octubre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el accidente cerebrovascular (ACV) fecha instaurada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual busca centrar su atención en la concientización y en la prevención de este episodio, el cual se estima que en Argentina ocurre 1 cada 4 minutos y provoca, entre otras cosas: trastornos en el habla; debilidad en un brazo; asimetría facial; dolor de cabeza, pérdida de la visión de un ojo y dificultad para caminar.

  • Un ACV se produce al interrumpirse el flujo de sangre hacia el cerebro.
  • Existen dos tipos: isquémico y hemorrágico.
  • Frente a una persona que se cree que puede estar padeciéndolo hay que: pedirle que repita una frase; levante los brazos y pedirle que sonría (para notar la simetría de la cara)
  • En 9 de cada 10 casos los pacientes padecen algún grado de discapacidad posterior a haber tenido un ACV. En estos últimos años el porcentaje de mujeres que tienen ACV aumentó.

¿QUÉ ES UN ACV?

El accidente cerebrovascular (ACV) es un episodio que se produce al interrumpirse el flujo de sangre hacia el cerebro, y, por ende, el suministro de oxigeno y nutrientes al mismo.

¿CUÁNTOS TIPOS DE ACV EXISTEN?

Existen dos tipos de accidente cerebrovascular: isquémico y hemorrágico.
Los acv isquémicos se producen por la interrupción o bloqueo de una arteria que lleva sangre al cerebro, como consecuencia de un fenómeno de trombosis o de embolia. Al bloquearse la circulación por cualquiera de estos mecanismos, ocurre una isquemia o infarto cerebral.

Los acv hemorrágicos ocurren por una ruptura vascular, con la consecuente hemorragia cerebral. Este tipo suele ser más abrupto, posee alta mortalidad y requiere, en algunos pacientes, un tratamiento quirúrgico inmediato.

¿CÓMO SE HACE PARA RECONOCER QUE UNA PERSONA ESTÁ SUFRIENDO UNO?

​Entre sus síntomas más frecuentes, encontramos la instalación de forma brusca de trastornos en el habla; debilidad en un brazo, que puede acompañarse con debilidad de la pierna del mismo lado; asimetría facial; dolor de cabeza de gran intensidad, alteración en el lenguaje, pérdida de la visión de un ojo o visión borrosa; dificultad para coordinar los movimientos, mareos, vértigo, dificultad para caminar.

¿CÓMO SE DEBE ACTUAR EN ESE MOMENTO?

Si estamos junto a una persona que sufre una descompensación brusca, tenemos una forma sencilla de darnos cuenta si está sufriendo un ACV.
Una forma sencilla de evaluar 3 signos para darnos cuenta si alguien sufre un ACV es:
* Pedirle a la persona que repita una frase; (Habla)
* Pedirle que levante los brazos a la altura de los hombros y observar si uno de ellos cae; (Brazos)
* Pedirle que sonría, prestando atención a la simetría de la cara (Sonrisa)

Si la persona presenta una dificultad en realizar algunas de estas pruebas, debemos llamar inmediatamente a una ambulancia y explicarle a la persona que está del otro lado del teléfono que estamos junto a un paciente que puede estar sufriendo un ACV. De este modo, se reducen considerablemente las posibilidades de muerte y discapacidad.

¿QUÉ SECUELAS PUEDE DEJAR UN ACCIDENTE CEREBROVASCULAR?

En 9 de cada 10 casos los pacientes padecen algún grado de discapacidad posterior. Entre las secuelas más comunes, se encuentran las que comprometen distintos dominios neurológicos afectando la motricidad, la sensibilidad, el habla, el lenguaje, la deglución, la vista, las funciones cognitivas y el ánimo, entre otras. Por otra parte, después del primer año, el 18% de los casos vuelve a padecer un nuevo ACV. Es por ello que los pilares fundamentales en el tratamiento de estos pacientes radican en prevención de futuros episodios vasculares y conseguir la rehabilitación de los síntomas del paciente asegurando una mayor independencia y participación siendo “La neurorehabilitación” interdisciplinaria el único camino para la reinserción familiar, social y laboral de estos pacientes.

¿SE PUEDE PREVENIR, O AL MENOS REDUCIR LOS RIESGOS DE PADECER, UN ACV?

El 80% de los ACV se pueden prevenir. Para evitarlos, tenemos que actuar sobre los factores de riesgo, mejorando nuestro estilo de vida, con una dieta equilibrada, actividad física regular y disminuir el consumo de sustancias nocivas, como el tabaco y el alcohol. Además, debemos concientizar a la población sobre la importancia del control exhaustivo de la tensión arterial, así como el azúcar y lípidos en sangre.

¿CUÁLES SON LOS FACTORES QUE LO PROVOCAN?

Entre los factores de riesgo asociados al ACV se encuentran la hipertensión arterial, que juega un rol preponderante en ambos tipos de cuadros: en el ACV hemorrágico, el 85% de los pacientes son hipertensos y alrededor del 50% lo son en el caso del ACV isquémico. Por otro lado, el sedentarismo, el aumento de colesterol y lípidos en la sangre, el incremento de la proporción cintura-cadera, el tabaquismo, una alta ingesta de alcohol, enfermedad cardíaca y diabetes son factores asociados, así como también el síndrome de apnea hipopnea obstructiva del sueño.

¿EXISTE UNA TENDENCIA EN LA EDAD DE QUIENES LO PADECEN, O PUEDE OCURRIR A CUALQUIER EDAD?

Uno de los principales factores de riesgo no modificables es la edad. Si bien el ACV puede producirse a cualquier edad, luego de los 55 años el riesgo se duplica por cada década vivida.

¿AFECTA MÁS A HOMBRES QUE A MUJERES, O VICEVERSA?

En estos últimos años, el porcentaje de las personas que tienen ACV que son mujeres aumentó. Si bien los hombres tienen más riesgo, más mujeres mueren por ACV. En Argentina del 100% de las personas que tienen un ACV, más de la mitad son mujeres. El ACV es una causa de muerte muy importante en mujeres; la mortalidad por ACV es mayor en mujeres que por cáncer de mama. Además de los factores de riesgo típicos, las mujeres tienen factores de riesgo propios como el consumo de anticonceptivos orales si se suma a otros factores de riesgo, el embarazo, migraña con aura y recibir terapia de reemplazo hormonal, entre otros.

Fuente: www.perfil.com

URL: https://www.perfil.com/noticias/salud/accidente-cerebrovascular-acv-tratamiento-sintomas-causa-prevencion.phtml

 

NUEVO CONVENIO: CENTRO MÉDICO DERAGOPYAN

Informamos a nuestros socios que recientemente firmamos convenio con el Centro Médico Deragopyan.

Deragopyan es un centro médico integral especializado en diagnóstico por imágenes con más de 20 años en la atención y cuidado médico. Cuenta con cuatro sucursales ubicadas en Belgrano, Caballito, Pilar y la última inauguración en la zona de Del Viso. De esta manera ofrecemos a nuestros socios un centro que trabaja con tecnología de última generación y con el cuerpo médico muy calificado.

Conocé los servicios que ofrece cada sucursal del Centro haciendo click aquí

Central única de turnos: 0810.777.8876

  • Horario de atención: sucursales de Belgrano, Caballito y Pilar de Lunes a viernes de 7 a 20hs y sábados de 8 a 13hs.
  • Consultorios Médicos Del Viso: Lunes a viernes de 8 a 20hs y sábados de 8 a 13hs.
  • Consultorios Médicos Pilar: Lunes a viernes de 8 a 20hs y sábados de 8 a 13hs.

Turnos Online: Para obtener tu turno hacé click aquí.

Sedes

Sucursal Belgrano:
Amenábar 1331

Sucursal Caballito:
Acoyte 286

Sucursal Pilar:
Panamericana Km. 52,5

Sucursal Del Viso:
Panamericana Km 42,5 – Edificio Office Park Plaza

Para mayor información te invitamos a visitar la página del Centro Médico Deragopyan

10 RECOMENDACIONES PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Una alimentación saludable es la que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que necesitás para mantenerte sano. Además, previene enfermedades como diabetes, sobrepeso y obesidad, algunos tipos de cáncer e hipertensión, y favorece el desarrollo y crecimiento saludable de los chicos.

Te damos 10 recomendaciones para una alimentación saludable

1- Incorporá a diario alimentos de todos los grupos y realizá al menos 30 minutos de actividad física.

Realizá 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena) incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites.
Realizá actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa.
Comé tranquilo, en lo posible acompañado moderando el tamaño de las porciones.
Elegí alimentos preparados en casa en lugar de procesados.
Mantené una vida activa, un peso adecuado y una alimentación saludable previene enfermedades.

2- Tomá a diario 8 vasos de agua segura.

A lo largo del día bebé al menos 2 litros de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua.
No esperes a tener sed para hidratarte.
Para lavar los alimentos y cocinar, el agua debe ser segura.

3- Consumí a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores.

Consumí al menos medio plato de verduras en el almuerzo, medio plato en la cena y 2 o 3 frutas por día.
Lavá las frutas y verduras con agua segura.
Elegí frutas y verduras de estación que son más accesibles y de mejor calidad.
El consumo de frutas y verduras diario disminuye el riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares.

4- Reducí el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio.

Cociná sin sal, limitar el agregado en las comidas y evitar el salero en la mesa.
Reemplazá la sal utilizando condimentos de todo tipo como pimienta, perejil, ají, pimentón, orégano, etc.
Leé las etiquetas de los fiambres, embutidos y otros alimentos procesados (como caldos, sopas y conservas) al momento de elegirlos. Contienen elevada cantidad de sodio.
Consumí frutas y verduras diariamente para disminuir el riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares.

5- Limitá el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal.

Limitá el consumo de golosinas, amasados de pastelería y productos de copetín (como palitos salados, papas fritas de paquete, etc.)
Limitá el consumo de bebidas azucaradas y la cantidad de azúcar agregada a infusiones.
Limitá el consumo de manteca, margarina, grasa animal y crema de leche.
Elegí porciones pequeñas y/o individuales en el caso de optar por bebidas azucaradas y alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal. El consumo en exceso de estos predispone a la obesidad, hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otras.

6- Consumí diariamente leche, yogur o queso, preferentemente descremados.

Incluí 3 porciones al día de leche, yogur o queso.
Observá la fecha de vencimiento al comprar estos alimentos y elegirlos al final de la compra para mantener la cadena de frío.
Elegí quesos blandos antes que duros y aquellos que tengan menor contenido de grasas y sal.
Optá por estos alimentos que son fuente de calcio y necesarios en todas las edades.

7- Al consumir carnes quitales la grasa visible, aumentá el consumo de pescado e incluí huevo.

Tené en cuenta que la porción diaria de carne recomendada tiene que ocupar un cuarto del plato.
Incorporá carnes con las siguientes frecuencias: pescado 2 o más veces por semana, otras carnes blancas 2 veces por semana y carnes rojas hasta 3 veces por semana.
Incluí hasta un huevo por día especialmente si no se consume la cantidad necesaria de carne.
Cociná las carnes hasta que no queden partes rojas o rosadas en su interior para prevenir las enfermedades transmitidas por alimentos.

8- Consumí legumbres, cereales preferentemente integrales, papa, batata, choclo o mandioca.

Una alternativa para reemplazar la carne en algunas comidas es combinar legumbres y cereales.
Entre las legumbres se pueden elegir arvejas, lentejas, soja, porotos y garbanzos, y entre los cereales, arroz integral, avena, maíz, trigo burgol, cebada y centeno, entre otros.
Al consumir papa o batata, lavarlas adecuadamente antes de la cocción y cocinarlas con cáscara.

9- Consumí aceite crudo como condimento, frutas secas o semillas.

Utilizá dos cucharadas soperas al día de aceite crudo.
Optá por otras formas de cocción antes que la fritura.
Alterná en lo posible distintos tipos de aceites como girasol, maíz, soja, girasol alto oleico, oliva y canola.
Utilizá al menos una vez por semana un puñado de frutas secas sin salar (maní, nueces, almendras, avellanas, castañas, etc.) o semillas sin salar (chía, girasol, sésamo, lino, etc.).
Tené en cuenta que el aceite crudo, las frutas secas y semillas aportan nutrientes esenciales.

10- El consumo de bebidas alcohólicas debe ser responsable. Los niños, adolescentes y mujeres embarazadas no deben consumirlas. Evitalas siempre al conducir.

Un consumo responsable en adultos es como máximo al día, dos medidas en el hombre y una en la mujer.
Un consumo no responsable de alcohol genera daños graves y riesgos para la salud.

Estas recomendaciones fueron consensuadas por nutricionistas de todo el país, ministerios de salud de las provincias, universidades, entidades científicas, entre otras.

Fuente: Ministerio de Salud y Desarrollo Social

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

DIA MUNDIAL DE LA ALIMENTACION

Este año se celebra el 16 de Octubre el Día Mundial de la Alimentación bajo el Lema “Una Alimentación sana para lograr un mundo sin hambre”. Esto no sólo significa producir alimentos suficientes, sino que también, éstos deben ser sanos y diversos.

En el mundo, el Sobrepeso y la Obesidad están en ascenso y aún más en nuestro país,teniendo en cuenta que en la última Encuesta de Factores de Riesgo se reveló que 6 de cada 10 adultos tiene exceso de peso, el 30% tiene colesterol elevado, el 40% presión arterial elevada y solo el 6% de nuestra población cumple con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de consumir al menos 5 porciones de frutas y hortalizas por día.

Este problema atraviesa a todos los habitantes, sin importar la condición socieconómica, ni la región en donde viven. Por lo que es de suma importancia replantearnos la forma de alimentarnos, y esto involucra no solo los alimentos que elegimos y a los cuales tenemos acceso, sino también como los preparamos, en qué momento los consumimos y bajo qué circunstancias. Entonces nos preguntamos: ¿A qué entornos familiares, escolares, laborales y sociales estamos expuestos que determinan directamente en el tipo y calidad de los alimentos que consumimos?

Vivimos en un mundo globalizado, que permite el acceso a tipos de alimentos diferentes a los que heredamos de nuestro legado cultural, con un proceso de urbanización que induce a la producción de alimentos en forma masiva, teniendo en cuenta que los mismos requieren de almacenamiento y transporte para llegar a las góndolas en buen estado y que perdure en condiciones aptas para el consumo. Todo ello hace que la industria alimentaria explore nuevas formas de conservación de sus alimentos, obligando a adicionar a los mismos conservantes y aditivos, que en muchos casos exceden los máximos permitidos, resultando un alimento que deja de ser originalmente saludable.

En el caso de jornadas laborales extensas que implican menor tiempo para la preparación de alimentos, inducen a la compra de alimentos procesados y/o ultraprocesados que según la publicidad nos garantizan un plato final servido idéntico al preparado de modo tradicional.

Entornos Escolares o Laborales, que impiden elegir alimentos saludables, falta de acceso a agua potable, oferta de alimentos procesados listos para consumo con alto contenido de grasa, azúcar, sodio, bajo en fibra y casi ausente de vitaminas y minerales.

Publicidades de la industria alimentaria dirigida principalmente a niños y adolescentes que estimulan el consumo de bebidas y alimentos con mayor contenido de azúcar y otros componentes que resultan adictivos.

Formas de producción de alimentos que intentan resolver una gran demanda de consumo y por resultado mayor producción en desmedro del cuidado del medioambiente.

Siempre es buen momento para modificar hábitos alimentarios que nos garanticen una buena salud. Aquí algunas recomendaciones que aseguren una alimentación saludable en los tiempos que corren:

  • Consumir preferentemente alimentos frescos y nutritivos.
  • Apoyar la Lactancia Materna en los primeros años
  • Consumir al menos 5 porciones al día de frutas y verduras.
  • Incorporar alimentos variados a lo largo del día.
  • Tomarse un tiempo prudencial para comer, eligiendo ambientes serenos.
  • Consumir agua segura, al menos 8 vasos a diario.
  • Evitar el consumo de comida chatarra, alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas.
  • Evitar el agregado de sal en las comidas.
  • Aprender a leer las etiquetas de los alimentos, dando especial importancia al contenido de ingredientes, aditivos, conservantes, proporción de azúcar y de grasas trans.
  • Infórmate acerca de cómo es la producción de los alimentos que seleccionas. Es una manera de cuidar el planeta y la salud de quienes lo habitamos.

COLEGIO DE NUTRICIONISTAS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES