Alzheimer

LAS 10 SEÑALES DEL ALZHEIMER

Como cada 21 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud, pone en relieve la importancia del cuidado del cerebro. Por eso desde AMFFA Salud queremos compartir con vos las 10 señales de advertencia de la enfermedad y otros tipos de demencia.
Cada individuo puede experimentar una o más de estas señales a grados diferentes. Si usted nota cualquiera de ellas, favor de consultarte a su médico.
La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia, un término general para afecciones que se producen cuando el cerebro ya no funciona correctamente. El Alzheimer provoca problemas de memoria, razonamiento y conducta. En la etapa temprana, los síntomas de demencia pueden ser mínimos, pero a medida que la enfermedad provoca más daños al cerebro, los síntomas empeoran. El ritmo en el que progresa la enfermedad es diferente en cada persona, pero en promedio, las personas con Alzheimer viven 8 años después de que comienzan los síntomas.

Las señales de advertencia
1 – Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana
Una de las señales más comunes del Alzheimer, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes; se pide la misma información repetidamente; se depende en sistemas de ayuda para la memoria (tales como notitas o dispositivos electrónicos) o en familiares para hacer las cosas que antes uno se hacía solo.

2 – Dificultad para planificar o resolver problemas
Algunas personas experimentan cambios en su habilidad de desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad en seguir una receta conocida o manejar las cuentas mensuales. Pueden tener problemas en concentrarse y les puede costar más tiempo hacer cosas ahora que antes.

3- Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre
A las personas que padecen del Alzheimer muy a menudo se les hace difícil completar tareas cotidianas. A veces pueden tener dificultad en llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

4- Desorientación de tiempo o lugar
A las personas con el mal de Alzheimer se les olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Pueden tener dificultad en comprender algo si no está en proceso en ese instante. Es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí.

5 – Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente
Para algunas personas, tener problemas de la vista es una señal del Alzheimer. Pueden tener dificultad en leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, lo cual puede causar problemas para conducir un vehículo.

6 – Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito
Los que padecen del Alzheimer pueden tener problemas en seguir o participar en una conversación. Es posible, también, que paren en medio de conversar sin idea de cómo seguir o que repitan mucho lo que dicen. Puede ser que luchen por encontrar las palabras correctas o el vocabulario apropiado o que llamen cosas por un nombre incorrecto (como llamar un “lápiz” un “palito para escribir”).

7 – Colocación de objetos fuera de lugar y la falta de habilidad para retrasar sus pasos
Una persona con el Alzheimer suele colocar cosas fuera de lugar. Se les puede perder cosas sin poder retrasar sus pasos para poder encontrarlas. A veces, es posible que acusen a los demás de robarles. Esto puede ocurrir más frecuentemente con el tiempo.

8- Disminución o falta del buen juicio
Las personas que padecen del Alzheimer pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono. Puede ser que presten menos atención al aseo personal.

9 – Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales
Una persona con la enfermedad de Alzheimer puede empezar a perder la iniciativa para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes. Es posible que tengan dificultad en entender los hechos recientes de su equipo favorito o en cómo ejercer su pasatiempo favorito. También pueden evitar tomar parte en actividades sociales a causa de los cambios que han experimentado.

10- Cambios en el humor o la personalidad
El humor y la personalidad de las personas con el Alzheimer pueden cambiar. Pueden llegar a ser confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Se pueden enojar fácilmente en casa, en el trabajo, con amigos o en lugares donde están fuera de su ambiente.

Bebe

BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA

La leche materna es el único alimento que el bebé necesita hasta los 6 meses de edad. Luego se van sumando progresivamente diferentes alimentos para complementar la lactancia materna hasta los dos años inclusive.

¿Por qué es importante la leche materna para el bebé?

  • Porque es el alimento más completo y seguro para el bebé, ya que tiene la composición justa para las diferentes etapas de su desarrollo.
  • Aporta toda la energía y nutrientes que el niño necesita en sus primeros meses de vida y es de fácil digestibilidad para el bebé.
  • Protege inmunológicamente; ya que rara vez el bebé amamantado presente enfermedades infecciosas y crónicas, digestivas, respiratorias, otitis o alergias. Además, ayuda a reducir la mortalidad del lactante por enfermedades frecuentes en la infancia tales como la neumonía y ayuda a una recuperación más rápida. Aporta protección contra diabetes, hipertensión e hipercolesterolismo.
  • Permite un mayor desarrollo intelectual, psicomotor, emocional y social.
  • Permite desarrollar una personalidad más segura e independiente.
  • Menor incidencia de desnutrición infantil, muerte súbita, procesos alérgicos y enfermedad celíaca.
  • Menor incidencia de problemas dentales y malaoclusión.

¿Qué beneficios trae para la mamá?

  • Satisfacción emocional: sentimiento de autoestima y valoración de sí misma como mujer. Favorece el vínculo madre- hijo.
  • Disminución del riesgo de cáncer ovárico y mamario.
  • Recuperación física más rápida.
  • Mayor espacio entre embarazos.
  • Menor riesgo de padecer anemia.
  • Menor riesgo de sufrir depresión posparto.

Para disfrutar de la lactancia

  • Evitá el vacío cuando retirás el bebé del pecho, podés lograrlo colocando un dedo limpio en la boca del bebé para que suelte suavemente el pezón.
  • Elegí la posición que te resulte más cómoda, asegurando que tu bebé abra bien la boca y cubra toda o casi toda la areola con los labios.

En caso de que cause dolor:

  • Comenzá a amamantar del pecho menos dolorido y en la posición en la que te duela menos.
  • No disminuyas la duración de las mamadas.
  • Colocá unas gotas de leche sobre los pezones y dejá que se sequen al aire.
  • Exponé los pechos diariamente al aire y al sol.
  • Si el dolor persiste, consultá sin demora al médico.

Consejos para tener en cuenta

  • El pecho no tiene horarios fijos. Tu bebé necesita abrazos, caricias, contacto y teta cada vez que lo pide.
  • La teta es mucho más que el mejor alimento. Es placer, contacto, consuelo y comunicación.
  • Podés aprovechar la lactancia para mejorar tu alimentación. Incluí en tu dieta frutas, carnes, vegetales, cereales, legumbres, leche y derivados.
  • No es necesario esperar a que tu bebé llore. Cuanto más succione más leche vas a tener.
  • También es importante la hidratación. Tomá mucha agua, jugos de fruta naturales e infusiones.
  • La leche materna es el único alimento que el bebé necesita hasta los 6 meses de edad.

¿Por qué amamantar?
Amamantar protege tu salud y la de tu hijo. Es un momento para disfrutar juntos.

Si tenés que salir durante algunas horas, podés continuar con la lactancia. Una vez extraída, la leche materna se puede conservar en un recipiente limpio y tapado:
– Hasta 8 horas a temperatura ambiente, en el lugar más fresco de la casa o del trabajo.
– Hasta 3 días en la heladera.
– Hasta 2 semanas en el congelador.
– Hasta 6 meses en un freezer.

Siempre entibiá la leche materna a baño maría. Nunca la hiervas, ni calientes en microondas. Desechá los sobrantes de leche.

Creá un espacio de amamantamiento tranquilo y cómodo donde te sientas relajada. El pecho no tiene horarios fijos. Tu bebé necesita abrazos, caricias, contacto y teta cada vez que lo pida. Buscá una posición cómoda, por ejemplo en un silla con mucho espacio a los costados y atrás, para poder colocar almohadas como apoyo para tu bebé y tus brazos. Elevar tus piernas también puede ayudarte.
Podés aprovechar la lactancia para mejorar tu alimentación. Incluí en tu dieta frutas, carnes, vegetales, cereales, legumbres y lácteos. También es importante la hidratación. Tomá mucha agua, jugos de frutas naturas e infusiones.

Hepatitis

ENCONTREMOS A LOS MILLONES QUE AÚN NO LO SABEN

El 28 de julio conmemoramos el Día Mundial contra la Hepatitis con el objetivo de acrecentar la sensibilización y la comprensión de la hepatitis viral y las enfermedades que provoca. Millones de personas conviven con hepatitis B y hepatitis C y ni siquiera lo saben.

Te acercamos información para que conozcas más sobre los diferentes tipos de hepatitis virales que afectan a millones de personas en el mundo y lo que se está haciendo para ayudar a eliminar esta enfermedad.
Las hepatitis virales —un grupo de enfermedades infecciosas conocidas como hepatitis A, B, C, D y E—, afectan a millones de personas en el mundo y causan enfermedad del hígado, tanto aguda (corto plazo) como crónica (largo plazo). Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran una cantidad estimada de 257 millones de personas que tienen hepatitis B crónica y 71 millones de personas con hepatitis C crónica en todo el mundo. La hepatitis viral causa más de un millón de muertes cada año. Mientras que las muertes por tuberculosis y el VIH han estado disminuyendo, las muertes por hepatitis están aumentando.

¿Qué es la hepatitis?
La hepatitis es una inflamación del hígado causada generalmente por una infección vírica. Se conocen cinco tipos principales de virus de la hepatitis, designados como A, B, C, D y E. Estos son los que mayor preocupación generan debido a la gran morbilidad y mortalidad que conllevan y a su potencial para causar brotes y propagarse de forma epidémica. En particular, los tipos B y C dan lugar a una afección crónica en cientos de millones de personas y son en conjunto la causa más común de cirrosis y cáncer hepáticos.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen de ordinario por el contacto con tumores corporales infectados. Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasivos en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre al niño en el parto o de un miembro de la familia al niño, y también el contacto sexual.

Aunque a veces es asintomática o se acompaña de pocos síntomas, la infección aguda puede manifestarse en forma de ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, cansancio intenso, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

¿Cuáles son los distintos virus de la hepatitis?
Los científicos han identificado cinco virus de la hepatitis designados por las letras, A, B, C, D y E. Todos causan enfermedades hepáticas, pero se distinguen por varios rasgos importantes.
El virus de la hepatitis A (VHA) está presente en las heces de las personas infectadas y casi siempre se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. Se puede propagar también por ciertas prácticas sexuales. En muchos casos la infección es leve, y la mayoría de las personas se recuperan por completo y adquieren inmunidad contra infecciones futuras por este virus. Sin embargo, las infecciones por el VHA también pueden ser graves y potencialmente mortales. La mayoría de los habitantes de zonas del mundo en desarrollo con saneamiento deficiente se han infectado con este virus. Se cuenta con vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHA.
El virus de la hepatitis B (VHB) se transmite por la exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos. También puede transmitirse de la madre infectada a la criatura en el momento del parto o de un miembro de la familia infectado a un bebé. Otra posibilidad es la transmisión mediante transfusiones de sangre y productos sanguíneos contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. El VHB también plantea un riesgo para el personal sanitario cuando este sufre pinchazos accidentales de aguja mientras asiste a personas infectadas por el virus. Existe una vacuna segura y eficaz para prevenir esta infección.

El virus de la hepatitis C (VHC) se transmite casi siempre por exposición a sangre contaminada, lo cual puede suceder mediante transfusiones de sangre y derivados contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados durante intervenciones médicas y el consumo de drogas inyectables. La transmisión sexual también es posible, pero mucho menos común. No hay vacuna contra la infección por el VHC.
Las infecciones por el virus de la hepatitis D (VHD) solo ocurren en las personas infectadas con el VHB; la infección simultánea por ambos virus puede causar una afección más grave y tener un desenlace peor. Hay vacunas seguras y eficaces contra la hepatitis B que brindan protección contra la infección por el VHD.

El virus de la hepatitis E (VHE), como el VHA, se transmite por el consumo de agua o alimentos contaminados. El VHE es una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo y cada vez se lo reconoce más como una causa importante de enfermedad en los países desarrollados. Se han obtenido vacunas seguras y eficaces para prevenir la infección por el VHE, pero no tienen una distribución amplia.

¿Cómo se contrae la hepatitis B y cómo puedo protegerme de esa enfermedad?
La hepatitis B es una enfermedad del hígado provocada por el virus de la hepatitis B (VHB). El virus provoca lesiones en el hígado y altera su funcionamiento. Un pequeño porcentaje de personas infectadas no consiguen eliminar el virus y la infección se vuelve crónica. Esas personas corren un mayor riesgo de morir por cirrosis hepática y cáncer de hígado.
La causa de la hepatitis B es el virus de la hepatitis B (VHB). El virus altera el funcionamiento del hígado y activa el sistema inmunitario, que produce una reacción específica para combatir el virus, con la consiguiente inflamación del hígado. Un pequeño porcentaje de personas infectadas no consiguen eliminar el virus y la infección se vuelve crónica. Esas personas corren el riesgo de morir por cirrosis hepática y cáncer de hígado.

El VHB se transmite por contacto con la sangre o los líquidos corporales de personas infectadas, esto es, del mismo modo que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Sin embargo, el VHB es unas 50 a 100 veces más infeccioso que el VIH.

Las principales vías de transmisión del VHB son:
– perinatal (de la madre al hijo durante el parto);
– de un niño a otro;
– inyecciones y transfusiones contaminadas;
– contacto sexual sin protección.

La mayoría de las infecciones registradas en todo el mundo se transmiten de la madre al hijo, de un niño a otro (especialmente en el entorno doméstico) o por reutilización de jeringuillas y agujas no esterilizadas. Antes de implantar la vacunación sistemática contra la hepatitis B, casi todos los niños de los países en desarrollo se infectaban.
Para protegerse contra la hepatitis B existe una vacuna muy segura y eficaz que se viene utilizando desde 1982. Desde entonces se han administrado más de mil millones de dosis en todo el mundo. La vacuna tiene una eficacia del 95 por ciento para evitar la infección crónica. La protección dura al menos 20 años y, hoy por hoy, la OMS no recomienda la administración de dosis de recuerdo.

¿Cómo NO se transmite la hepatitis B?
El virus de la hepatitis B NO se transmite por compartir utensilios de cocina, a través de la lactancia materna, por abrazarse, besarse o darse la mano ni al toser, estornudar o bañarse en piscinas públicas o actividades similares.

¿Cómo puedo protegerme?
Podemos protegernos contra la hepatitis B vacunándonos. La vacuna contra la hepatitis B es muy segura y eficaz, y desde 1982 se han administrado más de mil millones de dosis en el mundo. La vacuna tiene una eficacia del 95 por ciento en lo que respecta a la prevención de esta enfermedad crónica y ofrece protección al menos durante 20 años.

lazo

UN ESTUDIO A TIEMPO PUEDE SALVARTE LA VIDA

Un estudio a tiempo puede salvarte la vida
Farmacéuticos de todo el país unidos en una campaña de concientización del cáncer de mamas.

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres y continúa siendo para ellas la primera causa de muerte a nivel mundial. En Argentina, se detectan alrededor de 18 mil nuevos casos por año y mueren unas 5.200 mujeres. Sin embargo,
el 95% de los cánceres de mama son curables si se detectan a tiempo.

¿Qué es Cáncer de Mama?

El cáncer de mama es el tumor maligno que se origina en el tejido de la glándula mamaria. Cuando las células tumorales proceden del tejido glandular de la mama y tienen capacidad de invadir los tejidos sanos de alrededor y de alcanzar órganos alejados e implantarse en ellos, hablamos de cáncer de mama.

¿Cómo se detecta el cáncer de mama?

Las pruebas y exámenes de detección tienen el propósito de encontrar una enfermedad, como el cáncer, en las personas que no tienen ningún síntoma. Mientras más temprano se detecte el cáncer de mama, mejores son las probabilidades de que el tratamiento tenga éxito.El cáncer de mama es una de las pocas enfermedades cancerosas que se pueden diagnosticar precozmente; es decir, antes de que se note algún síntoma.

¿Por qué es necesario el diagnóstico precoz?

Las posibilidades de curación de los cánceres de mama que se detectan en su etapa inicial son prácticamente del 95%.La técnica utilizada y mundialmente aceptada es la mamografía, que consiste en una radiografía de las mamas, capaz de detectar lesiones en estadios muy incipientes de la enfermedad. La dosis de radiación empleada en la mamografía es mínima, por lo que resulta inofensiva. LALCEC y la Sociedad Argentina de Mastología recomiendan realizar la primera mamografía a partir de los 40 años. En mujeres jóvenes y con mamas densas el especialista puede sugerir además, una ecografía, también llamada ultrasonografía.

PREVENCIÓN PRIMARIA

La incorporación de hábitos saludables reduce hasta un 40% las posibilidades de contraer cualquier tipo de cáncer:

• Tener una alimentación saludable incorporando frutas, verduras y cereales a la dieta regular.
• Protegerse de la exposición solar
• Evitar los excesos de peso
• Realizar actividad física regularmente
• No fumar
• Consumo responsable de alcohol

PREVENCIÓN SECUNDARIA

Es muy importante realizarse periódicamente una mamografía, 1 vez cada 3 años para mujeres menores a 40 años, y una vez por año a partir de los 40 años de edad teniendo en cuenta que aumenta mucho las probabilidades de contraerlo.

Es recomendable realizarse mensualmente el autoexamen y en caso de tocar o ver algo raro recurrir de forma urgente al médico.

Comenzó la campaña de vacunación contra el sarampión y la rubéola

Desde AMFFA Salud informamos que comenzó la campaña de vacunación nacional contra el sarampión y la rubéola. Está destinada a los niños y niñas de 13 meses a 4 años inclusive, que recibirán una dosis extra obligatoria. Es gratuita y no requiere de orden médica.

Se extenderá hasta el 30 de noviembre, en todo el país. Podes acercarte a cualquier hospital o vacunatorio público.

Datos a tener en cuenta

* Los menores de 5 años van a recibir su segunda dosis con esta campaña nacional, del 1º de octubre al 30 de noviembre.

* Los chicos mayores de 5 años ya deben tener las dos dosis de vacuna. Se aplicaron la segunda cuando la recibieron obligatoriamente con el ingreso escolar. Nuestro esquema nacional tiene una dosis al año de vida y una segunda dosis entre los 5 y 6 años, al empezar la primaria.

* Los adultos también deben tener sus dos dosis de vacuna doble viral o triple viral. En el país se hicieron campañas de vacunación de adultos.

* Las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque son considerados inmunes.

Enjuage de manos

Alerta: estreptococo

La enfermedad invasiva por streptococcus pyogenes, es producida por el agente etiológico de la escarlatina, faringoamigdalitis y erisipela. En su mayoría evoluciona satisfactoriamente con penicilina, pero en algunos casos puede provocar infecciones graves especialmente en la piel (fascitis necrotizante), bacteriemia y sepsis (llamadas enfermedades invasivas) con elevada mortalidad.

Quiénes pueden ser los más afectados

La mayor cantidad de casos, se presentan entre el primer y los siete años de vida. También se puede dar en bebés de meses de vida y hasta los 15 años.

Tienen mayor riesgo de presentar enfermedad grave quienes tienen enfermedades crónicas (como asma, diabetes o patologías cardíacas), al igual que quienes presentan varicela, traumatismos previos, impétigo, cirugías, eccemas, quemaduras o heridas en la piel.

También quienes presentan en simultáneo cuadros de gripe.

Cuáles son las distintas vías de contagio y como tratarla

Esta bacteria se propaga mediante contacto directo con secreciones de la nariz o la garganta de las personas infectadas o mediante contacto con las heridas o lesiones de la piel.

El tratamiento de las personas afectadas es con antibiótico y luego de 24 horas de tratamiento, disminuye la propagación de la bacteria.

En la actualidad no existe inmunoprevención mediante vacunas.

Cuáles son los signos de alarma y cómo actuar

Ante todo cuadro de fiebre, con o sin síntomas acompañantes, se debe concurrir al médico para que realice el diagnostico y evalúe si se trata de una infección bacteriana que requiera indicar antibióticos.

En el caso de la enfermedad invasiva por streptococcus pyogenes, es muy importante consultar urgente a un profesional si se presentan los siguientes síntomas:

  • Fiebre con temblores.
  • Palidez marcada y/o coloración azulada de labios y extremidades.
  • Manchas rosadas violáceas en la piel.
  • Dificultad para respirar que se incrementa.
  • Rechazo de líquidos y alimentos.
  • Cuadros confusionales, sueño o irritabilidad excesiva
Palma de la mano con Sarampión

ALERTA SARAMPIÓN: Entre todos podemos prevenirlo

Desde AMFFA Salud aconsejamos a las familias verificar el estado de vacunación de todos los integrantes del grupo familiar.

¿Qué es el sarampión?
Es una enfermedad viral muy contagiosa y potencialmente grave, que se propaga fácilmente cuando la persna infectada elimina secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar, o por estar en contacto con cualquier objeto contaminado.
Afecta sobre todo a los niños y en algunos casos puede ser letal.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Fiebre alta.
  • Secreción nasal, conjuntivitis y tos.
  • Pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla.
  • Erupción en la cara y cuello que se va extendiendo al resto del cuerpo.

¿Cómo se previene?
La vacuna Triple Viral SRP es efectiva en la prevención del sarampión. Esta vacuna es obligatoria y debe ser aplicada a los niños al cumplir el año de vida con un refuerzo al ingreso escolar, según el Calendario Nacional de Vacunación:

  • De 12 meses a 5 años: deben acreditar UNA DOSIS de vacuna Triple Viral SRP (sarampión-rubéola-paperas).
  • Mayores de 5 años, incluidos los adultos: deben acreditar DOS DOSIS de vacuna con Doble Viral SP o Triple Viral SRP.
  • Las personas nacidas antes de 1965 NO necesitan vacunarse porque se consideran protegidos por haber estado en contacto con el virus.

Para el caso de aquellas personas que estén a punto de viajar a zonas en las que haya presencia de la enfermedad, como por ejemplo a Brasil, Canadá, Colombia, Guatemala, Estados Unidos, la mayoría de los país europeos, México, Perú y Venezuela, se recomienda:

a) verificar tener completo el esquema de vacunación,

b) a los niños de 6 a 11 meses administrarle una dosis de la vacuna triple viral y

c) en caso de presentar síntomas durante el viaje o dentro de las tres semanas del regreso, consultar inmediatamente con el médico.

 

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Bebe Lactando

LA MEJOR LECHE ES LA DE MAMÁ

La leche materna es el mejor alimento y el más completo que puede recibir el recién nacido. Le brinda todos los elementos que necesita para crecer sano. La leche de la madre contiene además el líquido que el bebé necesita y está adaptada a sus necesidades, por lo que la digiere más fácilmente que cualquier otra leche.
Además, a través de ella, la mamá le trasmite al bebé factores de protección (“anticuerpos”) que ayudan a prevenir diversas enfermedades hasta que sea capaz de formar sus propias defensas.

Beneficios para el Bebé
Menos resfríos, otitis, diarrea, riesgo de diabetes o celiaquía, sobrepeso y obesidad

Beneficios para la mamá
Menor riesgo de cáncer de ovario y mama, de osteoporosis, de problemas cardiovasculares, artritisrematoidea y diabetes tipo II, entre otros.

Siempre que sea posible, todos los bebés deben recibir la leche de su mamá desde la primera hora de vida, ya que es irremplazable para su crecimiento y desarrollo. Por este motivo, se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y hasta los dos años o más, con el agregado de alimentos adecuados para la edad del niño.

AMFFA Salud convoca a la comunidad a acercarse a donar sangre

Bajo el lema “Un héroe no nace, se hace” la mutual farmacéutica AMFFA Salud  organiza para el próximo 15 de marzo una campaña de donación de sangre ante la escasez de donantes. En el marco de los 40 años de la institución, la iniciativa busca generar conciencia sobre la importancia de la donación.

Miembros del Instituto de Hemoterapia de la provincia de Buenos Aires estarán presentes en las instalaciones de la Mutual (Diag. 75 N° 350 entre 61 y 17) en el horario de 8.30 a 12.30 horas.

Los  requisitos para acercarse son:

  • Concurrir con DNI o algún documento que acredite
  • Tener entre 16 y 65 años
  • Pesar más de 50 kilos
  • Desayunar antes de donar (se puede comer frutas, jugos e infusiones azucaradas -sin leche ni materias grasas)
  • Sentirse en buen estado de salud