alergias

TIPS PARA PREVENIR Y CONTROLAR ALERGIAS EN INVIERNO

La alergia está presente durante todo el año, con exacerbación en otoño y primavera. El sistema respiratorio puede reaccionar ante alérgenos que están presentes en cualquier estación y el invierno no es la excepción. La falta de renovación del aire en lugares cerrados, junto a la presencia de calefacciones y humificadores en el ambiente, favorecen la creación de un clima idóneo para ácaros, hongos y mohos, los cuales desencadenan las alergias de invierno.

Conocé cuales son los síntomas y qué hacer para prevenirlos

Las alergias suelen estar presentes durante todo el año en periodos de cambios de estación y también en épocas con mayores temperaturas, donde los cambios bruscos sumados aumentan las alergias como rinitis, que es la inflamación de la mucosa nasal.

Las señales de este cuadro pueden ser: picor nasal, estornudos, mucosidad acuosa y congestión o taponamiento. También pueden aparecer casos de asma, enfermedades que dejan a las personas muy susceptibles de adquirir infecciones virales o bacterianas. También conjuntivitis (inflamación de la membrana que recubre el ojo), o puede llevar a un proceso de asma alérgica, que se caracteriza por inflamación de los bronquios y cuyas señales más importantes son tos, falta de aire, silbidos en el pecho y opresión torácica.

¿Cómo prevenir?

En principio, se aconseja mantener los humificadores o vaporizadores apagados, ya que si bien sirven para reducir la sequedad ambiental propia de este período invernal, en exceso también pueden revitalizar los ácaros del polvo, lo que podría ser contraproducente.

Para evitar que los alérgenos estén en los lugares de descanso, en los cuartos, se recomienda evitar la entrada de animales domésticos a los dormitorios, así como recubrir colchones y almohadas con cubiertas contra los ácaros del polvo.

También es fundamental extremar las medidas de limpieza e higiene del hogar. Desde lavar en agua caliente cada dos semanas la ropa de cama (y los muñecos de felpa, en especial, si hay niños) hasta aspirar los ambientes con aspiradoras con filtro adecuado de manera frecuente.

Los principales responsables de alergias son: polen, humedad en el ambiente y los ácaros del polvo. También muchas personas son hipersensibles a la caspa de los animales domésticos o aromas muy fuertes, entre otros.

Algunos tips

  • Encendé extractores cuando te duchás o cocinás para reducir la humedad y malos olores.
  • Ventilá diariamente las habitaciones: aunque haga frío, conviene abrir las habitaciones al menos 5 minutos.
  • Revisar los filtros del aire acondicionado y otros elementos de calefacción.
  • Si tenés plantas en el interior de la casa, vigilá el estado de las hojas y de la tierra, controlando la presencia de putrefacción o formación de hongos.
  • Usá la aspiradora en alfombras para reducir los ácaros del polvo y los niveles de alérgenos de las mascotas.
  • Usar un humidificador o un deshumidificador mantiene la humedad de la casa en niveles del 30 al 40 por ciento.
  • Revisá cualquier signo de moho en casa e identificá las zonas que huelan a humedad o que puedan ser un lugar donde el moho crezca.
  • Realizate lavados nasales salinos para evitar contraer infecciones virales en los canales nasales resecos.
  • Retirá las alfombras de las habitaciones y, dentro de lo posible, evitar que las mascotas duerman allí.
  • Evitá tocarte la cara para reducir la exposición al virus.
  • Si tenés mascota lavá regularmente a tu perro, y lava semanalmente el sitio donde duerme.
  • Lavate las manos después de jugar con mascotas y al regresar a casa.